Victoria Agosti

Para escuchar en mandolín

quisiera que hoy

me dejen morir tranquilo

en un Montevideo

azul cremoso

en una estampilla de azúcar

desde una ventana

en la que cantan los pajaritos

los pajaritos no se imaginan

el concierto que me hacen

ando por la calle

y a la calle hay que escucharla

jarabe blues en Uruguay

escuché un sonido

no sé si es un nombre

jarabe blues

te nombré con esa música

y le puse un guión

ni éliu ni eliú

eli-u

quisiera que hoy me dejen morir

tranquilo

se me va el tiempo

y yo tengo que escribir

yo voy a escribir

un tango, una zamba, un blues

todavía tengo energía

de cassette

de birome

de mano en mano

no tuve consecuencia

es decir

no fui consecuente

quiere decir

no soy consecuente

es decir que

cuando piensan que me quedo

ya me fui

hoy no quiero ni siquiera

ponerme

a pensar

ahí arriba las nubes van locas de prisa

y aquí abajo soy polvo

de tiza

loco de risa

no me detengan

déjenme morir bien

dormido en la nada

si estás vos

yo

me siento

bien

Victoria Agosti

Victoria (o la Tata) nació en Junín, al noroeste de Buenos Aires, en el año 2000. Empezó a leer con María Elena Walsh y actualmente estudia Letras en Rosario. Escribe poemas atrás de los apuntes y le gustan los perros petisos y las vacas echadas al sol.